Blogia
Solo hay algo tan doloroso como un grito, el silencio...

Amar así y un regalo: Conversaciones internas I

El: Ya no podré amara así, sólo te pude amar a ti, amar así ya es imposible...

Ella: Si puedes, a veces pienso que no quieres, o lo que es peor...

El: Es como escribir, no podré volver a escribir, la palabra me ha abandonado, sólo escribía porque era desgraciado, incluso contigo necesitaba creer que no merecía la felicidad para poder escribir.

Ella: Mientes, dime que mientes (llora), no quiero que sigas así...

El: La vida es efímera, tan sólo somos muertos de vacaciones, soy feliz, porque te amé y me amaste y aún en los días tristes, pensar que incluso en el abandono te hice feliz, que incluso el no vernos en eones te hara ser un poco más feliz me devuelve la sonrisa...

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Niño Pequeño: ¿Me regalas eso?

Yo: No, no puedo, alguien me lo regaló a mí, y no puedo regalartelo, alguien puso mucha ilusión y fuerzas en que yo lo tuviese y sería una acto de cobarde traición no conservarlo.

NP: Pero es que me gusta mucho...

Yo: Te voy a contar un secreto, las personas dejan un pequueño trocito de su alma en cada regalo que hacen, y cuando mueren, esos pequeños trocitos quedan con nosotros, si los perdemos, sus almas se perderán en el olvido... sólo hay un regalo que si puedes regalar, tu madre te regalo tu vida, y tu se la puedes regalar a quien más ames en este mundo, al principio creerás que ese alguien es una mujer... pero te equivocas, la persona a la que regalarás tu vida no será a esa mujer, sino al fruto de su vientre...

 

Fragmentos de "Conversaciones internas", una obra de teatro inédita...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Javi -

Respecto del tema "regalos", yo la verdad es que soy de guardarlos para siempre y tal, sí. Pero, por otro lado, pienso que si a alguien le gusta "mucho mucho", posiblemente deba tenerlo, porque nosotros sólo lo guardaríamos por lealtad, gratitud, recuerdo..., pero no nos causaría tanto placer el tenerlo como a ese Niño Pequeño si se lo damos. Esto suena muy a "satisfacer deseos primarios", pero no sé, creo que un regalo debería poder hacer felices a más personas, y no sólo a una... Regalarlo sería aumentar aún más su valor, porque ahora tendría 2 trocitos de alma...

Y al fin y al cabo, mientras vivan los que te amaron, nunca morirás; pero el día que todos ellos mueran, no valdrán nada tus cientos de regalos... (aunque todos quedamos plasmados en algún lugar del "alma de la Tierra", donde nunca seremos olvidados).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres