Blogia
Solo hay algo tan doloroso como un grito, el silencio...

Una pequeña huella...

Una pequeña huella... Hace años que arrastro un pequeña huella en el corazón, una huella que se me clava de vez en cuando y que no me deja avanzar, una huella que tiene hasta nombre propio, y que como decía Cervantes "de cuyo nombre no quiero acordarme", hoy he visto una foto de esa huella con la sueño en ocasiones, ¡pero hace tanto tiempo! A veces pienso que por lo que duele, más que una huella pequeña, parece una  huella de oso, una huella profunda, de las que dejan marca y de las que no puedo y a veces no sé si es que no quiero librarme... Una huella en el corazón, y un rastro en los labios.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres